Primer alfajor de la Comarca Andina.
Un producto patagónico elaborado con materias primas de máxima calidad.

Por la personalidad de su sabor y sus originales packaging hoy tiene un lugar de privilegio dentro de las exquisiteces que ofrece este paraíso cordillerano, dándole al mismo tiempo, la identidad del lugar que representa.

La variedad en sus doce sabores y el equilibrio en su combinación, hacen de este alfajor artesanal un producto digno de representar la Patagonia en el resto del mundo.